20 sept. 2015

Berenjenas a la Parmesana - Melanzane alla Parmigiana – Eggplant Parmesan


Berenjenas a la Parmesana - Melanzane alla Parmigiana – Eggplant Parmesan


Recipe in English below

Una de las verduras que más nos gusta en casa son las berenjenas, tanto que lo mismo las comemos en invierno que en verano de todas las formas que os podáis imaginar: en crema, rellenas, asadas, en risottos, rebozadas...

Berenjenas

Ellas son pues protagonistas de varias recetas del blog que aquí os enlazo para que podáis visitarlas con tan sólo pinchar en su nombre si os interesa:

-         Macarrones con berenjena y tomate (una especie de pasta alla norma)
-         Briam griego (plato de verduras asadas típico griego)
-         Berenjenas con salmorejo

A esta colección voy a añadir hoy una receta típica italiana que me encanta, pues la combinación berenjena y tomate es de mis favoritas, además así rebozadas están tan ricas!! 

Berenjenas a la Parmesana - Melanzane alla Parmigiana – Eggplant Parmesan

Os confieso que me comí más de una de esas rodajitas doradas antes de preparar la fuente para hornearlas…  Si queréis que estén aún más ricas podéis remojar las berenjenas en cerveza  pero eso ya no es típico de la receta italiana que yo sepa.

Berenjenas a la Parmesana - Melanzane alla Parmigiana – Eggplant Parmesan

Berenjenas a la Parmesana


Ingredientes (4 personas plato único)  Fuente de horno 30x20 cm

1 kg de berenjenas
Harina para enharinar las berenjenas
Aceite de oliva suave para freír las berenjenas
125 g mozzarella de búfala fresca
150 g parmesano rallado u otro queso viejo de consistencia dura. Yo he usado grana padano que es parecido pero de calidad inferior al parmesano y por lo tanto mucho más barato.
Sal al gusto

Las cantidades de queso son orientativas, ya depende de cada cual ponerle más o no. Yo quería que se vieran las berenjenas para que no pareciese una lasaña así que no le puse demasiado por encima, pero si se quiere se puede cubrir la fuente entera.

Salsa de tomate casera (se puede sustituir por un bote comprado  aunque nunca será igual… pero entiendo que hay quien tiene poco tiempo para cocinar)

1 kg y cuarto de tomates maduros
1 cebolla mediana (200 g)
2 dientes de ajo
1 pimiento verde pequeño (40 g)
Algunas hojas de albahaca fresca
Aceite de oliva virgen extra
Sal y pimienta negra al gusto
1 cucharadita de azúcar en caso de estar ácidos los tomates

Ingredientes


 Preparación

Lava las berenjenas y córtalas sin pelarlas  en rodajas de unos 5 mm de grosor más o menos.
Ponlas en una fuente con bien de sal (yo les pongo media cucharada de sal por cada berenjena) y agua que las cubra. Para que se sumerjan bien les pongo un plato encima que haga peso.

berenjenas en remojo con agua con sal

Déjalas reposar en el agua al menos unos 30 minutos para que así suelten su amargor y tomen algo de la sal. Hay quien prefiere dejarlas sudar sólo con sal pero en mi casa mi madre siempre las ha puesto en agua y yo como buena hija sigo su costumbre. Además al absorber agua luego chuparán mucho menos aceite al freírlas sino se lo chupan casi como una esponja y aumenta la cantidad de calorías considerablemente... Como podéis ver en la foto el agua se irá poniendo morada con lo que van soltando las berenjenas.

Ralla el queso, reserva.
Pica finamente las hojas de albahaca, los ajos, la cebolla y el pimiento verde.
Ralla los tomates desechando la piel o bátelos en la batidora si te es más cómodo.

Ingredientes

Mientras  la berenjena pierde el amargor prepara la salsa de tomate:

En una sartén pon un buen chorreón de aceite de oliva virgen extra a calentar a fuego medio.
Una vez caliente añade el ajo, marea un par de minutos y añade la cebolla y al poco  el pimiento verde. Deja que todo tome color a fuego medio, removiendo de vez en cuando para que no se vaya a quemar.
Cuando la cebolla se vea dorada añade el tomate rallado, las hojas de albahaca, un poco más de sal y pimienta negra recién molida en cantidad al gusto.

Preparando la salsa de tomate

Sube el fuego a fuerte y en cuanto rompa a hervir la salsa de tomate bájalo a fuego medio-bajo, tapa la sartén (si tiene mucho caldo puedes dejar una rendija sin tapar para que vaya evaporando) y deja que se haga hasta que el tomate no sepa ya a crudo y haya espesado la salsa. Yo le doy de una media hora  así a fuego medio-lento y si veo que tiene mucho caldo destapo la sartén y subo el fuego un poco para que lo evapore, pero controlando que no se vaya a quemar la salsa.
Una vez lista la salsa resérvala.
Si notas al probar la salsa que está un poco ácida puedes añadirle un poco de azúcar para rectificar esa acidez.

Escurre bien las berenjenas de agua, seca las rodajas apretándolas entre dos hojas de papel de cocina para quitar toda el líquido sobrante.
Pon en un plato hondo harina y  pasa todas las rodajas una por una por la harina cubriéndolas bien y sacudiéndolas para eliminar la harina sobrante.

Friendo las berenjenas

Fríe por tandas las rodajas de berenjena en aceite bien caliente hasta que estén doradas por ambas caras. Yo uso la freidora porque se chupan menos aceite que en una sartén y se escurren mucho mejor en el cestillo.
Según se vayan friendo ve sacándolas a un plato con papel de cocina para que absorba el aceite sobrante. Prueba una y si están cortas de sal añádeles un poco.

Una vez fritas todas las rodajas pon a precalentar el horno a 180 ºC, calor arriba y abajo.
Esparce en la fuente de hornear un poco de la salsa de tomate en el fondo, pon encima una capa de berenjenas, reparte por encima pedazos de mozzarella finamente cortada y bien de queso parmesano rallado.

Montando la fuente para hornear

Extiende por encima la salsa de tomate  restante y cubre con otra capa de berenjenas fritas.
Remata  con la mozzarella y el queso rallado restante.

Hornea en horno precalentado a 180 ºC unos quince o veinte  minutillos o el tiempo que tarde el queso en estar bien fundido.

Y sin más listas para servir inmediatamente aunque es un plato que se puede hacer perfectamente al mediodía y calentarlo para la cena o para comer al día siguiente, yo diría que incluso está mejor.

Berenjenas a la Parmesana - Melanzane alla Parmigiana – Eggplant Parmesan


Eggplant Parmesan


Ingredients (4 servings) Baking dish 30x20 cm

1 kg aubergines/eggplants
Flour for dusting the eggplants
Olive oil or another vegetable oil for frying
125 g mozzarella, finely chopped
150 g of grated Parmesan cheese
Salt

Tomato sauce

1.250 g ripe tomatoes
2 cloves of garlic
1 medium onion
1 small Italian green pepper
A few fresh basil leaves
Extra virgin olive oil
Salt and black pepper to taste
1 tsp sugar, if tomatoes are acid.


Directions

Wash the eggplants and cut them into 5 mm thick slices.
Place the slices in a large bowl with a good sprinkle of salt (1/2 tbsp for every eggplant) and pour enough water to cover them. Put a plate on top and let sit for at least 30 minutes, they will be less bitter.

Meanwhile grate the Parmesan cheese and make the tomato sauce:

Chop finely the  basil leaves, cloves of garlic, onion and green pepper.
Grate the tomatoes to make a puree (you can use a blender).

Heat a few tablespoons of extra virgin olive oil over medium heat in a skillet.
When oil is hot enough add the cloves of garlic, finely chopped.
Add the onion and the green pepper.
When the onion turns golden pour the tomato purée and the fresh basil leaves. Season with salt and freshly ground black pepper to taste.

Cover the skillet with a lid and cook the tomato sauce over low heat until it has lost the taste of raw tomatoes and has become a thick sauce. You can remove the lid and let the sauce bubble vigorously to thicken.
If when you taste the sauce, you still taste the tomato's acidity, add a touch of sugar.

Now prepare the eggplants: drain and press the eggplant slices between clean kitchen towels to extract as much liquid as posible.
Scoop some flour into a bowl and coat the slices, shaking off the excess flour from each  one.

Heat the frying oil in a large pan (I prefer to use a deep fryer).
Deep fry all the eggplants slices in batches and let them brown on both sides. Place them in a dish with kitchen paper, so that the excess oil is absorbed.
Taste them and season lightly with salt if necessary.

Preheat oven to 180ºC (350 ºF).

Spread a few tablespoons of tomato sauce on the bottom of the baking dish.
Arrange a layer of fried eggplant slices, sprinkle with some mozzarella and parmigiano.
Spread the  remaining tomato sauce on top  and make another layer of eggplant slices.
Top with the remaining mozzarella and parmigiano.

Bake in the preheated oven to 180°C  (350 ºF) for about 15-20 minutes or until cheese is melted.

Serve  immediately  or warm it again in the evening or the next day, it will be even better.


Berenjenas a la Parmesana - Melanzane alla Parmigiana – Eggplant Parmesan

Berenjenas a la Parmesana - Melanzane alla Parmigiana – Eggplant Parmesan

Berenjenas a la Parmesana - Melanzane alla Parmigiana – Eggplant Parmesan


FAcebook del blog
Pincha aquí si quieres visitar el Facebook del blog


8 comentarios :

  1. Hola guapa, ricas tienen que estar un rato, tenemos en el huerto un monton, que delicia te han quedado maravillosas, vamos que a estas horas en mi mesa mis comensales se pondrían morados..... Bessss

    ResponderEliminar
  2. A mi no me gustan las berenjenas pero de tanto prepararlas a mi hija que le
    encantan!! ya le estoy cogiendo el gustillo, seguro que estas le van a gustar
    tienen buena pinta, gracias por la receta.
    Besos

    ResponderEliminar
  3. las berenjenas siempre son bienvenidas en mi casa , de esta forma no he probado así que no dudes que las voy a hacer. Un beso y feliz tarde de domingo!!!

    ResponderEliminar
  4. Me encantan las berenjenas,y suelo cocinarlas de distintas manera,la tuya me la apunto para hacerla .Feliz semana y besitos !!!

    ResponderEliminar
  5. Trinidad, que buen repertorio de recetas con berenjenas, tienes. A mi me vuelven loca, en mi blog también tengo un montón de recetas, porque me encantan. Tengo una versión más "light" de las berenjenas a la parmesana, por mi problema con el colesterol, a mi me pasa igual que a ti, es imposible, controlar la tentación de comerse unas cuantas mientras las frío, y es que están ¡Tan buenas!...te ha quedado una fuente perfecta, y no digo ya lo riquísima que tienen que estar.
    Besos guapa, y que pases una feliz semana.

    ResponderEliminar
  6. Buenos días Trinidad, muy rica receta de berenjenas, no las he comido todavía de esta forma y eso que también soy un gran aficionado a esta verdura, me lo apunto al igual que el recopilatorio tan variado que nos ofreces, muchas gracias.
    Un beso y feliz día.

    ResponderEliminar
  7. Trini reconozco que yo también siento debilidad por esta receta ¡es que no puedo resistirme a ella! y no la preparo tan a menudo como me gustaría porque lleva un aporte importante de calorías que si no ¡caía todas las semanas! y reconozco que cae con frecuencia ¿eh? porque en casa las berenjenas también nos encantan, entonces no se nos hace pesado ni repetitivo este plato por mucho que lo hagamos y ya procuro yo hacer en cantidad para que quede para otro día.

    Creo que ya no tengo más que decir, salvo que te han quedado ¡de lujo!

    ¡Besos mil!

    ResponderEliminar

Tus comentarios me hacen ilusión y los leo todos así que si te gusta lo que hago te agradezco que me lo digas, y si no también para mejorar en lo posible. Gracias :)

No sigo cadenas de premios por falta de tiempo pero gracias por acordarte de mi blog.

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...
Blogging tips