20 mar. 2014

Masa de pizza casera con orégano


Masa de pizza casera con orégano


Primero que nada decir que no soy ninguna experta en masas de pizzas, sino que he ido probando y probando hasta dar con una que me convence y que es la que uso en la mayoría de las pizzas que preparo, por eso la he subido,  junto con otra que lleva cerveza en la masa que ya subiré otro día.  

Ya sé que hoy en día todo el mundo anda escaso de tiempo y que es más fácil sacar del congelador una base de pizza precocinada o incluso la pizza entera que ponerse a amasar media hora. Pero si algún fin de semana os apetece podéis probad por ver si os compensa.

Sinceramente yo ya no he vuelto a comprar bases congeladas, no tienen ni punto de comparación… además amasarla tiene  la ventaja de que puedes echarle hierbas aromáticas, como el orégano que lleva ésta, así como dejarla del grosor o forma  que quieras.

Os dejo dos opciones para prepararla, bien unas horas antes de consumirla o bien un día antes para que tenga una fermentación lenta. Podéis probar cómo os gusta más.

Masa de pizza con orégano

Ingredientes (Da para 2 pizzas grandes)

500 g de harina de trigo de fuerza, tiene que ser necesariamente harina de fuerza, para que tenga suficiente gluten que la ayude a levar y sea elástica la masa.
250 ml de agua templada
15 g  de sal (echar más si gusta más salada)
Un buen puñado de orégano seco
60 g de aceite de oliva virgen extra  
25  g de levadura fresca de panadero (Levitel). Siempre que sea lo más fresca posible*

*La levadura Royal no vale,  es un gasificante que  actúa durante la fase de horneado y no antes que es lo que necesitamos en este caso.

Levadura fresca
Levadura fresca


Preparación

Primero que nada recomiendo tener todos los ingredientes a mano,  para no tener luego  que andar con las manos llenas de harina buscando alguno, que no es plan dejar toda la cocina a manchas blancas… lo digo por experiencia…

Disuelve la levadura desmenuzándola con los dedos en 250 ml de agua  templada, ( Dale un toque en el microondas para que se ponga a 30ºC más o menos, no más caliente que mataría la levadura ya que ésta es un organismo vivo).  


Pon  en una fuente grande la harina de fuerza y haz un hoyo en el centro. Añade a ese hoyo el agua con la levadura disuelta y ve mezclándolo todo con movimientos circulares.


Después añade el aceite y la sal (que no debe entrar nunca en contacto directo con la levadura para no matarla, se añade pues siempre después de echar la levadura ya disuelta en agua).
Sigue removiendo hasta aglutinar toda la masa.

Lo siguiente es enharinar  la encimera y amasar  en ella con las manos la masa, dándole forma de bola poco a poco, remetiéndola hacia abajo. Este amasado sirve para meterle aire a la masa.

Si te cuesta trabajar la masa, puedes echar un poquito  más de aceite de oliva, pero cuidado de que no te vaya a quedar muy grasienta.  Y así 10-15 minutos amasando (no veas como relaja pegarle golpes…)

Luego hay que refinar la masa para quede más elástica, para ello estira  la masa y retuércela en espiral varias veces y vuelve a formar una bola finalmente.
La masa ya deberá ir quedando elástica y homogénea (sin grumos), si hace falta se puede añadir un poco más de harina pero sin abusar que la masa quedaría dura.  
Coloca la bola de masa en una fuente de cristal untada de aceite. 

Masa de pizza casera con orégano - En la fuente para levar

Cubre la fuente con un trapo húmedo y deja la masa levar cerca de alguna fuente de calor para que se active la levadura.
Si ves que no sube, porque haga mucho frío por ejemplo, un truco es precalentar el horno hasta que llegue a los 30 º C, lo apagas y dejas dentro la masa para que leve, es lo mismo que hice con el Roscón de Reyes.   

Masa de pizza casera con orégano - Levada

Debe dejarse levar hasta que la masa doble su volumen, con dos horas debe bastar.
Una vez lista, lo cual se comprueba apretando la masa  con un dedo y si  ésta vuelve a su posición original lo está, separa la masa en dos bolas, una para cada pizza,  y vuelve a amasarlas un rato.
Si no vas a usar las dos bases puedes congelar una de las bolas envueltas con papel film y etiquetada con su fecha.

Finalmente enharina la encimera y estira la masa, dejándola del grosor que te interese (yo para la pizza taco o barbacoa la dejo un poco más gruesa que para otras pizzas). A la hora de elegir el grosor hay que tener en cuenta que durante el horneado va a subir la masa.

Espolvorea de harina la masa mientras la estiras para que no se te pegue. Puedes ayudarte de un rodillo para aplanarla si ves que te cuesta estirarla o hacerlo con las manos.

Masa de pizza casera con orégano - Estirándola

Yo le voy dando forma redonda o cuadrada  según me interese, y le hago un reborde más gordito para que no se salga el tomate y demás ingredientes durante el horneado, como se ve en la foto inferior.

 Ejemplo de reborde

Forra la bandeja del horno con papel de aluminio y úntalo de aceite con una brocha para que no se pegue la pizza. Pon la masa estirada en la bandeja y  hornéala en lo más bajo del horno a 220 ºC  (horno precalentado) unos cuantos minutos antes de ponerle los ingredientes, para que se selle y no se moje al ponerle el tomate y demás.

Opción 2

Si tienes tiempo puedes hacer la masa la noche antes y dejarla fermentar más despacio metida  en una fuente tapada en el frigorífico. La levadura con el frío genera gases (esas burbujas que se ven la foto) y le da una textura diferente a la masa, quedando muy esponjosa.

Masa de pizza casera

Masa de pizza casera

Vamos que la noche antes la amasas, formas la bola, la dejas levar lentamente en el frigorífico en una fuente lo suficientemente grande, que habrás untado previamente de aceite y que debes tapar bien con film transparente.
Al día siguiente la sacas, la divides en porciones, la amasas un poco para desgasificarla y  la dejas una hora a temperatura ambiente para que vuelva a levar (tapada con un paño húmedo para que no se seque). La aplanas y al horno.

Uso

Para pizzas con ingredientes potentes suelo dejar la masa más gordita como la pizza taco o la pizza barbacoa que llevan bastante cantidad de carne y de otros ingredientes.

Pizza taco

Pizza barbacoa
Para pizzas más ligeras como ésta de espárragos, alcachofas y jamón, dejo la base más fina:

Pizza de alcachofas y espárragos


5 comentarios :

  1. Lo he dicho siempre: no hay nada como la masa casera para que salga una pizza 10! :D

    Bss
    Con Especias

    ResponderEliminar
  2. Una explicación perfecta, no falta ni un detalle.Yo también las hago pero no he probado a dejar la masa de un día para otro, lo haré, porque se adelanta bastante de esta forma. Un besazo. azafrandehebra

    ResponderEliminar
  3. Se ve deliciosa la pizza y desde luego como lo casero no hay nada.
    Con el paso a paso que has puesto no hay fallo posible.
    Besos.

    ResponderEliminar
  4. Paso a paso muy bien explicado y muy buena pinta.

    ResponderEliminar

Tus comentarios me hacen ilusión y los leo todos así que si te gusta lo que hago te agradezco que me lo digas, y si no también para mejorar en lo posible. Gracias :)

No sigo cadenas de premios por falta de tiempo pero gracias por acordarte de mi blog.

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...
Blogging tips